Clint Eastwood: las mejores películas de un nonagenario inagotable

Infatigable a pesar de sus recién cumplidos 90 años, Clint Eastwood ha exprimido cada segundo de su vida al máximo. Ganador de cuatro premios Oscar (dos como director y dos a mejor película), ha sido capaz de enamorar a Meryl Streep, empuñar la pistola o de entrenar a Hilary Swank sobre el cuadrilátero y nunca se le han caído los anillos o, en sus espagheti wéstern, el sombrero y su revólver. Actor y cineasta, ha protagonizado 71 filmes y dirigido 41, pero su talento infinito va más allá de las cifras. Repasamos sus diez mejores películas como director según Filmaffinity.

1-Sin perdón (8,2)

William Munny es un expistolero que vive con sus dos hijos en una pequeña granja. Su mala situación económica y una importante recompensa le harán volver a empuñar la pistola. Junto a un viejo amigo y un joven forajido acepta el encargo de matar a dos vaqueros que maltrataron y desfiguraron a una prostituta.

La película, que consagró a Clint Eastwood como director y uno de los mejores exponentes del llamado wéstern crepuscular, sustituye la mística propia del género por un descarnado y desmitificador realismo. La cinta fue justamente galardonada con cuatro premios Oscar: mejor película, director, montaje y actor secundario (Gene Hackman, en el papel de comisario, cuya única meta es no tener problemas).

En el reparto destacan, además del propio Eastwood, Morgan Freeman (quien más tarde volvería a ponerse bajo las órdenes de Eastwood en títulos como «Million Dollar Baby» o «Invictus») y Richard Harris («El prado»). Además, cabe destacar que el realizador dedicó la película a dos de sus maestros y descubridores: Sergio Leone, el padre del espagueti wéstern, y Don Siegel, director de «Harry el sucio».

2-Gran Torino (8,2)
Walt, un veterano de la guerra de Corea, es un trabajador jubilado del sector del automóvil cuya máxima pasión es cuidar un coche Gran Torino de 1972. Walt es inflexible y tiene voluntad de hierro, pero sus vecinos inmigrantes harán que se enfrente a sus prejuicios.

A pesar de haber asegurado que «Million Dollar Baby» sería su última película como actor, Clint Eastwood volvió a aparecer en la gran pantalla en «Gran Torino». Este drama sobre la tolerancia explora temas recurrentes en su filmografía como la redención, las complicadas relaciones familiares o el choque cultural, aunque en esta ocasión deja espacio para algo de humor. Fiel a su estilo clásico y pausado, Eastwood quiso acercarse a la realidad de la comunidad ‘hmong’, por lo que buscó un actor de esta etnia. Al no encontrarlo, el equipo se vio obligado a acudir a varias de estas comunidades para realizar un castin entre sus habitantes.

El resultado fue una sorprendente actuación del asiático Bee Vang y un brillante éxito de taquilla. A pesar de no situarse al mismo nivel que obras maestras como «Million Dollar Baby» o «Sin perdón», «Gran Torino» fue aplaudida unánimemente por crítica y público.

3-Mystic River (8)

Jimmy, Dave y Sean pasan el tiempo jugando en las calles de Boston hasta que Dave es secuestrado por dos pederastas de los que días después consigue escapar. 25 años más tarde y sin haber superado el trauma, los tres se enfrentan a una nueva tragedia: la hija de Jimmy muere asesinada. Clint Eastwood es un amante de los dramas fatalistas. Por ello, nada más leer la novela de Dennis Lehane, el director de «Sin perdón», no dudó en llevarla al cine. Con un guion perfectamente hilado, esta inquietante narración se nutre de las interpretaciones sinceras de Sean Penn, Tim Robbins y Kevin Bacon. Entre los secundarios, destacan Marcia Gay Harden («Hacia rutas salvajes») y Laura Linney («El exorcismo de Emily Rose»).

Fue precisamente en el terreno interpretativo donde la película se impuso en los Oscar de 2004. Penn y Robbins subieron a buscar su estatuilla, mientras que Gay Harden también estuvo nominada. Otras tres candidaturas (director, guion, y mejor película) confirman la aceptación crítica del filme, además de 40 galardones en festivales de todo el mundo y otras 60 nominaciones. Un éxito que Eastwood repetiría un año después con la trágica «Million Dollar Baby».

4-Million Dollar Baby (8)

Frankie Dunn ha entrenado y representado a los mejores púgiles durante su dilatada carrera en los cuadriláteros. Un día aparece en su gimnasio Maggie Fitzgerald, una joven que está decidida a triunfar en el mundo del boxeo y, para lograrlo, necesita a alguien que crea en ella.

Tras «Sin perdón» y «Mystic River», el prolífico Clint Eastwood volvió a dar en la diana con su tercera obra maestra. Este intenso y conmovedor drama basado en los relatos breves de FX Toole se convirtió en el gran triunfador de los premios Oscar de 2005, alzándose con cuatro importantes galardones: mejor director, mejor película, mejor actriz (Hilary Swank) y mejor actor secundario (Morgan Freeman). Las increíbles interpretaciones de sus principales protagonistas, el brillante guion de Paul Haggis (director de «Crash») y la austera y clásica dirección de Eastwood convierten a «Million Dollar Baby» en una reflexión sobre la fe y la redención que ningún amante del séptimo arte debe perderse.

Como curiosidad, cabe destacar la costosa preparación de Swank para interpretar su papel: la actriz ganó casi 10 kilos de masa muscular en sus entrenamientos previos de boxeo.

5-Los puentes de Madison (7,5)

En el otoño de 1965, Robert Kincaid, fotógrafo del National Geographic, se traslada a Madison, Iowa, para realizar un reportaje sobre sus famosos puentes. Al llegar al lugar, conoce a Francesca, una granjera cuyo marido e hijos se encuentran de viaje. Aunque no tienen nada en común, se enamoran.

Clint Eastwood es el director, protagonista y productor de este título, todo un éxito tanto de crítica como de público en la década de 1990. Tras el éxito de su wéstern «Sin perdón», se atrevió con la adaptación de un superventas de Robert James Waller, quien partió de una historia real para escribir la novela.

La crítica resaltó la austeridad de la puesta en escena que muestra el dominio técnico-narrativo del realizador. Otro punto a destacar es que Eastwood, que ha encarnado tradicionalmente el prototipo de hombre duro en el cine, consigue reflejar la perspectiva femenina en este melodrama romántico. No hay que olvidar que contaba con el trabajo de una intérprete como Meryl Streep, quien consiguió con este papel su décima nominación al Oscar. La banda sonora merece también una mención especial, ya que fue compuesta por el propio Eastwood.

6-El jinete pálido (7,5)

Un pequeño pueblo californiano de buscadores de oro se ve extorsionado por los pistoleros a sueldo del cacique del lugar. Una niña eleva una plegaria al cielo suplicando a alguien que los defienda. Su respuesta es un misterioso personaje, mitad pistolero, mitad predicador, que surge de la niebla para pararle los pies al cacique.

Filme con el que Clint Eastwood retornó al wéstern, tras casi 20 años alejado de este género, concretamente desde que rodase «El fuera de la ley». El actor y director dotó a su película de un halo sobrenatural (su personaje sale de la nada mientras una mujer recita el siguiente pasaje de la Biblia: «Y divisé un caballo pálido, y el nombre de su jinete era muerte, y el infierno le seguía») que lo hacía entroncar directamente con otra de sus películas: «Infierno de cobardes». En esta ocasión, sin embargo, Eastwood optó por un estilo limpio y sobrio, alejado de los barroquismos de aquella, más cercano al cine de Anthony Mann que al de Sergio Leone.

La película recaudó más de 40 millones de dólares y dejó vía libre para la siguiente obra maestra de Eastwood dentro del género: «Sin perdón».

7-Cartas desde Iwo Jima (7,4)

En marzo de 1945, se disputó la batalla de Iwo Jima, un sangriento episodio bélico que confrontó al ejército de Estados Unidos con la armada de Japón.

Pensado como complemento de «Banderas de nuestros padres», donde Clint Eastwood narra la versión estadounidense de la historia, el oscarizado director de «Million Dollar Baby» y «Sin perdón» realizó este drama bélico donde se presenta la batalla desde el punto de vista nipón. Para ello, tomó como punto de partida los superventas del general Tadamichi Kuribayashi y el escritor Kumiko Kakehashi. Rodado en japonés, contrató a rostros famosos del país para los papeles principales, como los actores Ken Watanabe («El último samurai») y Tsuyoshi Ihara («Gamera: El guardián del universo») o el cantante Kazunari Ninomiya.

Curiosamente, este esfuerzo de ver los hechos desde el bando enemigo fue mucho mejor recibido por la crítica que su predecesora y consiguió un Oscar al mejor sonido (categoría en la que competía, por cierto, con «Banderas de nuestros padres»). Además, obtuvo candidaturas en las categorías de mejor película, director (Clint Eastwood) y guion (Iris Yamashita).

8-Un mundo perfecto (7,4)

El convicto Robert Haynes se fuga de la cárcel y toma como rehén a Phillip, un niño huérfano de padre. Tres agentes le persiguen por todo el estado de Texas. Mientras, Haynes y el chico desarrollan una relación paternofilial.

Clint Eastwood, tras el éxito de «Sin perdón», dirigió este drama negro y con tintes rurales ambientado en 1963, unos días antes del asesinato de John Fitzgerald Kennedy. El guion de John Lee Hancock, quien volvería a escribir para Eastwood en «Medianoche en el jardín del bien y del mal», plantea unos personajes antagónicos que huyen de sí mismos y que en cada momento deben someterse a nuevas reglas de juego en un mundo que no es perfecto.

Pensada en un principio para Steven Spielberg, esta dura película de carretera está protagonizada por un Kevin Costner que aún tenía fresco el Oscar recibido por su trabajo como director en «Bailando con lobos». Y precisamente fue el actor de «Robin Hood, el príncipe de los ladrones» quien convenció a Eastwood de que se reservara el rol de comisario, pues en un principio el responsable de «Million Dollar Baby» quería dedicarse en exclusiva a tareas de detrás de la cámara.

9-El fuera de la ley (7,4)

Durante la Guerra de Secesión, un grupo de unionistas liderados por el sádico capitán Terrill asesina a la familia de un granjero llamado Josey Wales. Movido por el odio y el deseo de venganza, Wales se une a un grupo de rebeldes. Cuando finaliza la contienda, el ejército de la Unión ofrece la amnistía a todas las guerrillas del sur, y sus compañeros aceptan. Pero Wales observa cómo todos ellos son asesinados a traición y decide continuar la guerra por su cuenta.

El mejor wéstern dirigido por Clint Eastwood (descontando su oscarizado «Sin perdón») no empezó precisamente con buen pie. El director inicialmente previsto, Philip Kaufman («Sol naciente»), fue despedido por Eastwood por diferencias creativas solo una semana después de iniciarse el rodaje y el actor tomó él mismo las riendas del filme. La prensa vaticinó entonces el desastre, pero la estrella les demostró cuan equivocados estaban, ganándose por primera vez su respeto como director y ofreciendo, además, una de las mejores interpretaciones de su carrera. Memorables, también, las interpretaciones de Sondra Locke y del veterano jefe Dan George, así como la banda sonora de Jerry Fielding, candidata al Oscar.

10-El sargento de hierro (7,2)

El sargento de marines Tom Highway, veterano de Corea y Vietnam, vuelve a casa para completar su último ciclo de servicio. Asignado como instructor en una escuela de reclutas, el contacto con la nueva generación de soldados le recordará cada día que él es, según palabras de su propio general, un anacronismo, útil solo en caso de guerra. La invasión de la isla de Granada dará a Highway la oportunidad de demostrarse a sí mismo que aún es útil, así como la valía de su joven pelotón.

Aunque muchos quisieron ver en este filme una especie de justificación de la invasión de la isla de Granada, lo cierto es que Clint Eastwood no estaba nada interesado en el aspecto político de la cuestión, sino en el humano. Así, el cineasta usó este conflicto para hacer un lúcido y tierno retrato de un personaje que solo sabe luchar y entrenar a otros para hacerlo, pero que se esfuerza por cambiar (la escena en la que Highway lee revistas femeninas para intentar entender a las mujeres es un impagable ejemplo de ello). Así, más que una apología del cuerpo de marines, la cinta es una muestra de la fe del director en la capacidad de la personas para cambiar gracias al contacto con sus semejantes.
Source: Play Cine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: