Hacernos los suecos

No logro confirmar si la deliciosa expresión «hacerse el sueco» se originó en los marineros suecos que atracaban en España y entendían lo que les interesaba, o en la palabra «soccus», referida a las pantuflas de los cómicos en el teatro romano, de la que derivó «zoquete». Pero, tras la pandemia, es hora de revisar el significado. Basándose en su agencia sanitaria, dirigida por Anders Tegnell, el Gobierno sueco recomendó la distanciación social voluntaria, prohibió reuniones de más de cincuenta personas e impuso la educación a distancia en escuelas secundarias y universidades. Como Islandia y varios países asiáticos, rechazó el encierro medieval.

La estrategia: alcanzar, sin estragos, la inmunidad colectiva. Sólo hay dos antídotos contra un virus: vacuna o inmunidad…. Ver Más
Source: Opinion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: