La Galería de los Uffizi propone que los museos italianos devuelvan obras a la Iglesia

El director de la Galería de los Uffizi de Florencia, Eike Schmidt, ha propuesto que los museos estatales de Italia devuelvan algunos de sus retablos y cuadros a las iglesias para las que fueron pintados a lo largo de la historia.

«Creo que ha llegado el momento de que los museos estatales hagan un acto de valentía y devuelvan las pinturas a las iglesias para las que fueron originalmente creadas», aseguró Schmidt durante la reapertura del Palacio Pitti tras más de dos meses y medio cerrado por la pandemia.

El director de la Galería de los Uffizi, la mayor pinacoteca del país y de gestión pública, lanzó esta propuesta para celebrar en 2021 el octavo centenario de la institución de la Orden de los Dominicos en la basílica florentina de Santa María Novella.

Schmidt no se refiere a las obras adquiridas por mecenas privados como los Médici, en el caso de Florencia, sino a retablos o lienzos religiosos que «a menudo acabaron en los depósitos de los museos» o que fueron trasladados a galerías temporalmente por varias razones y acabaron en ellas sin un traspaso oficial de propiedad. Es el caso del retablo de la Madonna Rucellai, pintado en el siglo XIII por Duccio di Buoninsegna y que llegó a la Galería de los Uffizi en 1948 desde Santa María Novella y ahí se quedó, sin que la institución nunca se haya hecho con su propiedad.

Revisión histórica
Su devolución al templo, dijo Schmidt, sería «un acto de debida justicia histórica» y expresó su deseo de que se abra «un debate amplio, abierto, público y sin prejuicios» sobre esta posibilidad. La idea del director de la Galería de los Uffizi busca intensificar «un diálogo cada vez más fértil entre la cultura y lo espiritual, entre el Estado y la Iglesia».

«En muchos museos estatales se encuentran tablas, lienzos y otras pinturas pensadas y realizadas para iglesias o capillas. Y visto que Italia se distingue por la difusión del patrimonio cultural en todo su territorio, una revisión histórica, donde sea posible, devolverá valor a otras de arte y espacios», señaló Schmidt. Y remató: «En su sede original, (las obras) encontrarían su justo contexto arquitectónico y espacial y recuperarían su relación con el resto de piezas, con una valorización virtuosa desde el punto de vista histórico y artístico».
Source: Arte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: