Las piscinas hinchables triunfan este verano: consejos para disfrutarlas sin riesgos

Con la llegada del calor, las familias españolas y sobre todo las que tienen hijos, han buscado alternativas para refrescarse. La incertidumbre sobre cómo será el verano ha provocado que muchos españoles se hayan lanzado a adquirir una piscina hinchable para disfrutar de ella en su propio domicilio.

Las piscinas desmontables se han convertido en pocas semanas en el producto estrella de las compras online. Según un estudio del comparador de precios idealo.es, la demanda de las piscinas ha crecido desde principio de mayo un 228 %, y ha disminuido su precio un 25%. Además, los padres españoles saben que las piscinas son una opción ideal para los más pequeños de la casa y, por ello, la demanda de las piscinas infantiles se ha disparado un 546 % y ha bajado un 15 % su valor.

Sin embargo, según aprobó el BOE en la fase 2 pueden abrir las piscinas recreativas con un aforo máximo del 20 por ciento de la capacidad de la instalación. En caso de que los usuarios no puedan mantener la distancia de seguridad de dos metros, el aforo debe reducirse. Pero para acceder a las instalaciones, los usuarios deben concertar una cita previa y antes de su apertura se debe llevar a cabo una limpieza y desinfección. Las superficies que cuenten con un contacto frecuente deben desinfectarse al menos tres veces al día. Quizá por lo engorroso del proceso, son muchos los que han buscado una alternativa casera para estos meses de calor.

Consejos a tener en cuenta
Lo cierto es que no cualquier superficie vale para soportar el peso que supone una piscina hinchable y portátil. Tan solo
20 centímetros de agua suponen una sobrecarga de 200 kilos

por metro cuadrado. Por eso, no es recomendable que las piscinas para adultos se monten en terrazas de pisos superiores. Lo ideal es que se ubiquen en patios de primeras plantas donde no haya riesgo de desplome.

El agua estancada de las piscinas sin depuradora es el mejor caldo de cultivo para la vida microscópica. Gérmenes y bacterias que pueden causar infecciones gastrointestinales, de la piel, de los oídos, oculares, respiratorias, neurológicas, etc. especialmente si es utilizada por varios niños. Si no se mantiene, el agua se vuelve verde, llena de algas y produce mal olor. Esto propicia a su vez la proliferación de plagas de mosquitos que encuentran el hábitat natural adecuado para reproducirse. Lo más recomendable es adquirir una piscina desmontable con depuradora o comprar una

portátil
que desempeñe este trabajo.

Además, es recomendable escoger una ubicación en la que quede cerca una toma de agua, un desagüe y una toma eléctrica para poder llenarla, vaciarla y conectarla a la depuradora. En esta zona no puede existir riesgo de inundación ni pasar conexiones subterráneas de agua, gas o electricidad.

Habrá que revisar que el liner (la rejilla del sumidero) esté limpio, que las mangueras no tengan pérdidas y los tornillos estén apretados. Además, hay que controlar el sistema de filtración y la cantidad de PH y cloro del agua. Y recuerda: al sol siempre hay que ponerse protección.
Source: Familia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: