Las residencias de mayores se adaptan a los nuevos tiempos: así previenen el coronavirus

Las residencias de mayores han estado en el punto de mira durante toda la crisis del coronavirus, y muchas de ellas han estado trabajando para encontrar una solución y prevenir los contagios. La Real Asociación de Hidalgos de España ha instalado de momento tres cámaras termográficas de B+Safe en el control de acceso de dos de sus residencias de mayores y su CMU de Madrid, que registran un flujo de más de 400 personas cada día.

La utilización de estas cámaras permitirá controlar el acceso con verificación de temperatura de todas las personas registradas y de las visitas, evitando posibles contagios. «Consideramos -explica su Director General Gonzalo Escalonilla Delgado- que la tecnología es imprescindible como elemento de prevención ante situaciones excepcionales de emergencia sanitaria como las que estamos viviendo. Y tarde o temprano todos tendremos que apoyarnos en ella para combatir el COVID-19 o cualquier otra enfermedad contagiosa. Tenemos que aprender de esta crisis».

Las cámaras se han instalado en estos centros para poder detectar de manera automática posibles infecciones y tomar medidas rápidamente, especialmente en las Residencias de Mayores, que son centros de alta vulnerabilidad y concurrencia de personas.

Las instalación de las cámaras es un complemento tecnológico a otras medidas que la Real Sociedad de Hidalgos de España ha puesto en marcha. «Y la suma de todas no nos va a dar la seguridad al 100 %, que no existe, pero al menos servirá para minimizar los riesgos», indica Gonzalo Escalonilla.

Además, cada centro ha establecido un protocolo que permita hacer efectivas las medidas implantadas, que incluye, medidas de higiene, control de accesos y de ingresos de nuevos usuarios, «son ahora más que nunca imprescindibles». De acuerdo con estos protocolos, si alguien presenta una temperatura superior a la recomendable, se le aislará inmediatamente y se informará a los responsables de sanidad para que verifique si esa persona tiene la enfermedad y, en su caso, se adopten las medidas convenientes, incluido el seguimiento de los últimos contactos de esa persona.

Las cámaras termográficas de B+Safe se han instalado en la Residencia de Mayores de Casasolar, de Madrid, y Casaquinta, de Ciempozuelos, y en el Colegio Mayor Universitario Marqués de la Enseñada de Madrid, para poder detectar de manera automática posibles infecciones y tomar medidas rápidamente. La instalación de las cámaras ha sido acogida muy positivamente por los empleados, residentes y visitantes que se sienten más protegidos por unos equipos que, además no causan ninguna molestia.
Source: Familia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: