Pregunteo

En España el pregunteo tiene mala prensa, e incluso la prensa, para preguntar, debe ponerse en manos de un comisario político de La Moncloa.

Por no preguntar, el español ni siquiera se pregunta cómo, siendo la democracia el gobierno de la mayoría, llaman democrático al sistema que permite gobernar al cuarto partido.

Preguntamos poco, porque nos tenemos miedo. La naturaleza nos privó de rabo (si tuviéramos rabo, decía Félix, podríamos conocernos mejor y saber la disposición anímica de nuestros semejantes), y el coronavirus, de sonrisa, con esas mascarillas que parecen cebaderas y que nos convierten en burros cabeceantes.

La única sonrisa que he visto en tres meses es la de Pablemos, cariada y burlona, síntoma, ay, de la aridez mental que caracteriza la… Ver Más
Source: Opinion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: