Vivir de limosna

Un país donde los cubos de basura están llenos de restos de comida, como el nuestro, si bien las colas para recoger alimentos de los centros caritativos se hagan cada día más largas, puede permitirse el lujo de crear una especie de «salario del pobre», aunque se le llame pomposamente «Ingreso Mínimo Vital», y yo no vea cómo con 462 euros mensuales pueda vivir una persona ni con 1.015, pueda hacerlo una pareja con hijos, los dos topes de esa ayuda. Pero también es verdad que el milagro de los panes y los peces lo hacen muchos individuos y familias españolas y si alcanza a 850.000 hogares, como dicen, estará bien empleada. Ahora bien: excepto en los países de escasa… Ver Más
Source: Opinion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: